Escuela infantil

¡Contacta ahora
sin compromiso!

    Por favor, prueba que eres un humano seleccionando la bandera.

    Escuela infantil privada

    escuela infantil privada

    Las escuelas infantiles privadas se adaptan a las necesidades de las familias. Por ello, encontrarás servicios como horarios ampliados y servicio en periodos vacacionales. En ocasiones las madres y padres de nuestros pequeños deben trabajar cuando el calendario escolar marca determinados periodos como no lectivos. Para conseguir una mejor conciliación nuestro equipo mantiene su servicio en periodos vacaciones para que las familias dispongan de un lugar seguro, agradable y educativo para el cuidado de sus hijos.

    La escuela infantil privada trabaja el desarrollo de los niños con la ayuda de distintos profesionales. Por un lado, los educadores y educadoras acompañan en cada actividad diaria. Estos son los primeros en comprobar la correcta evolución y aprendizaje de los pequeños y serán los encargados de establecer las rutinas diarias. Pero a su vez, el personal de limpieza, psicopedagogos o educadores en idiomas coordinan su labor para cubrir las necesidades de los más pequeños.

    Escuela infantil privada

    Una escuela infantil privada que se centra en una educación movida por la diversión consigue siempre niños felices. De hecho, sacamos más partido a las actividades que más disfrutan los niños. Con juegos, cuentos y canciones disfrutamos juntos de un ambiente relajado donde los pequeños se sienten estimulados para el desarrollo del lenguaje. A su vez, el desarrollo del pensamiento lógico se trabaja con multitud de juegos donde los pequeños se enfrentan a pequeños retos que les encantan resolver.

    De igual modo, no olvidamos las emociones. Escuchar a los niños y tener en cuenta sus gustos, miedos y como se sienten es fundamental para conseguir la conexión entre educadores y niños. Son muchas las cosas nuevas a las que se enfrentan en esta etapa educativa. Por ello, debemos tener en cuenta las peculiaridades de cada niño. Cada uno tiene su propio ritmo y gracias a una atención personalizada podemos enfocarnos en las necesidades de cada pequeño.

    Escuelas infantiles privadas

    Atención personalizada en la escuela infantil privada permite que el niño disponga la atención que necesita.

    Escuela privada infantil

    La enseñanza lúdica es la mejor herramienta en las escuelas infantiles. Conseguimos que los pequeños disfruten y aprendan.

    Escuelas privadas infantil

    El apoyo personalizado de las escuelas privadas infantiles consigue que juntos realicemos el camino de esta etapa educativa.

    Escuelas infantiles privadas

    Pasión por nuestro trabajo es lo que encontrarás al confiar en nosotros. La escuela infantil privada se convertirá en la segunda casa de los pequeños. De hecho, consideramos nuestro centro un pequeño hogar y nuestros niños son parte de nuestra familia. Cuidamos y vemos crecer a los pequeños día a día y cuando llega su último día lloramos igual que sus padres cuando lo dejaron por primera vez. Pero siempre nos alegramos de saber que se marchan con todo aprendido y listos para la siguiente etapa. La cercanía es fundamental por eso, no olvidamos de crear un ambienta agradable donde todos disfrutamos mucho juntos. La escuela infantil privada de la que formamos parte educadores, niño, niñas y familias se caracteriza por unirnos con un mismo fin. Ayudar a crecer a los más pequeños.

    Escuela infantil privada

    La labor de la escuela infantil privada va más allá que cuidar de los niños y las niñas cuando sus padres van al trabajo. La actividad pedagógica es fundamental. La etapa de los 0 a los 3 años está marcada por el descubrimiento de su propio entorno y el inicio de la comunicación. Por ello, trabajamos distintas áreas de la pedagogía para acompañar en el aprendizaje de los más pequeños.

    La enseñanza de un segundo idioma puede realizarse de forma natural en esta etapa. AL igual que aprendimos hablar nuestra lengua materna, los niños adquieren nuevos conocimientos. Al tratar este idioma en su ambiente cotidiano, en el juego o en las actividades de la rutina diaria los niños asimilan el nuevo idioma de forma paulatina y natural.